Las Instituciones Primitivas

OSWALD WIRTH

Si hacemos abstracción de la familia, que es anterior a toda formación social propiamente dicha, ¿Cuál es la asociación permanente más antigua a la cual podemos remontarnos?. Los sociólogos, que se apoyan en la etnografía, responden que es la agrupación de hombres adultos en sociedad secreta. Los individuos encargados de los intereses colectivos de la tribu se sienten naturalmente inducidos a reunirse para deliberar y tomar resoluciones comunes. A este efecto, tienden a congregarse estrictamente entre ellos, apartados de las mujeres, de los niños, y de los extraños. El acceso a su lugar de reunión está prohibido, en consecuencia, a las personas no calificadas para participar en las asambleas. Esta toma muy fácilmente el carácter sagrado lo mismo que el recinto que le está reservado. Tal es el origen del Templo del cual los profanos (de “pro fanum”, ante el templo) son excluidos.
Para ser admitido en este lugar temible, cuya aproximación indiscreta trae desgracia, las condiciones varían. A veces, el adolescente es acogido por el solo hecho de haber alcanzado su mayor edad; pero sucede también que se imponen pruebas de resistencia física, o que sea preciso dar garantías de una suficiente madurez intelectual.
Siempre, desde el punto de vista de los primitivos, ningún acto podría ser más importante en la vida que la admisión del mozo en la asamblea de los hombres maduros. Ceremonias, fiestas y regocijos se agregan a éste, aún en nuestros días, entre los salvajes que aún quedan en el estado natural.
Pero no es esa sola, en general, la única solemnidad que gustan de celebrar con pompa.
Las costumbres de celebrar fiestas anuales en honor de la juventud que alcanza la edad de la pubertad, está casi universalmente esparcida. La primera comunión de los cristianos remonta asimismo, en su principio, a ritos de una extrema antigüedad. Lo mismo ocurre en la inmensa mayoría de las prácticas religiosas de los diferentes cultos, los cuales tienen sus raíces en las musarañas de los fetichistas prehistóricos.
Más, los fetichistas no deben ser despreciados. ¿No eran escogidos entre los viejos más experimentados, que habían dado pruebas de sabiduría, de prudencia y de sutileza en el seno de la asamblea de los hombres maduros?. Demasiado debilitados de cuerpo para participar en las expediciones guerreras, estos ancianos, cuya inteligencia permanecía vigorosa, supieron tomar un ascendiente a menudo muy extendido. Éste fue el caso de los Druidas y otros sacerdotes similares. Notemos a este respecto que “pretre” (sacerdote) viene de presbyter, cuya raíz es una palabra griega que significa anciano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada