La Participación en la Gran Obra

OSWALD WIRTH

Pero, ¿Qué idea puede formarse el postulante del grado que solicita?.
Las pruebas de vuestro primer grado, se le dice, han consistido en una serie de purificaciones que tenían por fin el haceros apto para ver la Luz. Habéis sido desembarazado de todo lo que obstruía vuestra vista espiritual; pero, ese trabajo es esencialmente Negativo. Al despojaros de los prejuicios profanos os habéis esforzado en olvidar lo que os habían inculcado erradamente, habéis hecho tabla rasa en vuestro espíritu, según los preceptos de Descartes, y por eso habéis despejado el terreno sobre el cual vais a construir. El momento ha llegado para vos, de pasar de lo Negativo a lo Positivo: De destructor que erais hasta aquí, os habéis convertido en constructor!. Os unís a nosotros para la edificación del Templo que representa la Grande Obra de la Franc-Masonería.
¿Cuál es esta obra?. El Recipiendario, está obligado o saberlo, pues debe declararse francamente resuelto, con el fin de consagrarse a ella y de trabajar con celo, con todas sus fuerzas y sin desfallecimientos, en la realización del progreso humano.
El no puede ignorar el objetivo que se proponen los Masones cuando pretenden construir un mundo mejor por la preparación intelectual y moral de los hombres en su misión constructiva.
Según el empeño que ponga por asociarse a su trabajo, el Recipiendario llega a hacerse virtualmente Compañero, y puede desde ese momento emprender los cinco viajes destinados a instruirlo en los misterios del grado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada