Cargando...

LAS ESCUELAS FILOSÓFICAS

LAVAGNINI ALDO

Tampoco hemos de olvidar, en esta sintética enumeración de los orígenes de la Masonería, las grandes escuelas filosóficas de la antigüedad: la vedantina en la India, la pitagórica, la platónica y la ecléctica o alejandrina en Occidente, las que, indistintamente, tuvieron su origen e inspiración en los Misterios.
De la primera diremos simplemente que su propósito fue la interpretación de los libros sagrados o Vedas (Vedanta significa etimológicamente fin de los Vedas), antiguas escrituras brahmánicas inspiradas, obra de los Rishis, “videntes” o “profetas”, con propósito claramente esotérico, como lo muestra su característica primitivamente advaita (“antidualista” o unitaria), con el reconocimiento de un único Principio o Realidad, operante en las infinitas manifestaciones de la Divinidad, consideradas éstas como diferentes aspectos de esta Realidad Unica.
La escuela establecida por Pitágoras, como comunidad filosófico-educativa, en Crotona, en la Italia meridional (llamada entonces Magna Grecia), tiene una íntima relación con nuestra institución. A los discípulos se les sometía primeramente a un largo período de noviciado que puede parangonarse con nuestro grado de Aprendiz, en donde se les admitía como oyentes, observando un silencio absoluto, y otras prácticas de purificación que los preparaban para el estado sucesivo de iluminación, en el cual se les permitía hablar y que tiene una evidente analogía con el grado de Compañero, mientras el estado de perfección se relaciona evidentemente con nuestro grado de Maestro.
La escuela de Pitágoras tuvo una decidida influencia también en los siglos posteriores, y muchos movimientos e instituciones sociales fueron inspirados por las enseñanzas del Maestro, que no nos dejó nada como obra suya directa, en cuanto consideraba sus enseñanzas como vida y prefería, como él mismo decía, grabarlas (otro término característicamente masónico) en la mente y en la vida de sus discípulos, más bien que confiarlas como letra muerta al papel.1
Con relación a Pitágoras, cabe recordar aquí un curioso y antiguo documento masónico,2 en el cual se le atribuye al Filósofo por excelencia (fue él quien usó primitivamente este término, distinguiéndose como amigo de la sabiduría de los sofos o sofistas, que ostentaban, con un orgullo inversamente proporcional al mérito real, el de sabios) el mérito de haber transportado las tradiciones masónicas orientales al mundo occidental grecorromano.
De la escuela platónica y de su conexión con las enseñanzas masónicas, es suficiente que recordemos la inscripción que había en el atrio de la Academia (palabra que significa etimológicamente “oriente”), en donde se celebraban las reuniones: “Nadie entre aquí si no conoce Geometría”; alusión evidente a la naturaleza matemática de los Primeros Principios, así como al simbolismo geométrico o constructor que nos revela la íntima naturaleza del Universo y del hombre, y de su evolución.
La filiación de estas escuelas en los Misterios es evidente por el hecho de que Platón, como Pitágoras y todos los grandes filósofos de aquellos tiempos, fueron iniciados en los Misterios de Egipto y Grecia (o en ambos), y todos nos hablan de ellos con el más grande respeto, aunque siempre someramente, por ser entonces toda violación del secreto castigada por las leyes civiles hasta con la muerte.
De la escuela ecléctica o neoplatónica de Alejandría de Egipto diremos la doble característica de su origen y de su finalidad, en cuanto nació de la convergencia de diferentes escuelas y tradiciones filosóficas, iniciáticas y religiosas, como síntesis y conciliación de las mismas, desde aquel punto de vista interior en el cual se revela y se hace patente su fundamental unidad.
Esta tentativa de unificación de escuelas y tradiciones diferentes, por medio de la comprensión de la Unidad de la Doctrina que en ellas se encierra, fue renovada unos siglos después por Ammonio Saccas, constituyendo, además, un privilegio constante y universal característico de los verdaderos iniciados en todos los tiempos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Loading...