EL TERNARIO

ALDO LAVAGNINI

Todo par de elementos o principios opuestos y complementarios encuentra un tercer elemento, el intermediario equilibrante o Principio de Armonía, reflejo en el mundo de lo relativo de la Unidad Preantinómica originaria.
Así cesa el conflicto de los dos opuestos y la Dualidad se hace fecunda y se resuelve en impulso evolutivo, constructivo y progresista.
El Padre y la Madre engendran al Hijo, Osiris e Isis engendran a Horus, y el Azufre y la Sal producen el Mercurio; Vishnú, el Conservador, se establece entre Brahma el Creador y Shiva el Destructor; el Arquitrabe se levanta sobre las dos columnas y origina la Puerta; el Hombre, o sea la Criatura Perfecta, nace de la unión del Cielo con la Tierra, realizando la mística unión y la expresión de lo Superior con lo Inferior.
2 + 1 = 3
Todo Ternario resulta de una Dualidad, a la cual se le agrega una nueva Unidad del mismo género, que puede considerarse como la resultante de la unión de los elementos constitutivos del Binario o Dualidad.

Así, por ejemplo, toda vez que nos esforzamos en unir los dos lados o líneas divergentes del ángulo por medio de una nueva línea horizontal, obtenemos como resultado un triángulo, es decir, la primera y más sencilla de las figuras geométricas.
En el campo de las ideas, la Verdad se encuentra una vez examinada la tesis y la antítesis, el pro y el contra sobre un asunto determinado, que nos conduce a la solución del problema que nos ocupa, con la síntesis de los argumentos favorables y de los contrarios.

La escuadra, que es uno de los símbolos fundamentales de nuestra Institución, nace de la unión de la perpendicular con el nivel. Lo mismo puede decirse del Mallete, que no es otra cosa sino la Tau de los antiguos iniciados, y lo mismo igualmente de la cruz formada por la unión de una línea vertical con la horizontal.
En los tres casos, la vertical es el símbolo del Principio Activo o masculino, que corresponde al azufre de los alquimistas y puede considerarse como el Padre del Universo; la horizontal representa análogamente el Principio Pasivo o femenino, la sal de los alquimistas, o sea la Madre del Universo. Y la unión de los dos forma un nuevo elemento o Principio que hace fecundas y constructivas las posibilidades de los dos primeros, realizando la Armonía y originando el Ritmo y el Movimiento.
Esto resulta evidente por la svástica, o cruz en movimiento, símbolo antiquísimo como universal, que representa la Vida que anima a los cuatro elementos, nacidos por la unión de los dos elementos primordiales en la cruz. La Vida representada por la svástica es el mismo mercurio de los filósofos,
o sea el Hijo del Padre y de la Madre celestes.

Otros significados del Tau y de la Cruz pertenecen a grados diferentes del de Aprendiz, y de ellos hablaremos en su lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario