La Emancipación

OSWALD WIRTH

La independencia de las Logias y la soberanía de los Maestros, se afirman desde la fundación del taller. Este se constituye por la voluntad de los Maestros que se han unido en vista de la creación de un nuevo hogar de vida masónica. Estos Maestros ejercen con ello un derecho imprescriptible de la Maestría y ellos son quienes legitiman la Logia que fundan, sin que tengan que solicitar autorización de nadie. No están de ningún modo obligados a ligar su Logia a una agrupación preexistente y si les conviene proclamar al taller independiente de toda potencia masónica, obrarán en la plenitud de sus derechos, que eran incontestables antes de 1717.
En esta fecha, plugo a cuatro Logias de Londres, en peligro de desaparecer, reunirse y constituirse en Gran Logia, innovación que fue de grandes consecuencias, puesto que dio nacimiento a la Masonería moderna. Lo que hace la grandeza de esta Masonería, son los principios que fueron formulados en su nombre en 1723; su debilidad por lo contrario, reside en la institución de los gobiernos masónicos. Estos se han revelado como usurpadores desde el principio. Se han abrogado el derecho de legislar en materia masónica y han exigido de las Logias una subordinación humillante. En una Obediencia, las Logias son tratadas como hijas menores que no deben emprender nada sin haber obtenido previamente el permiso de una autoridad central que controla todos sus actos. Por lo demás, estas Logias son llamadas Logias-hijas de la Logia-madre a las que deben la existencia. Lo peor es que las Grandes Logias se erigen en jueces de la “regularidad” de otras y que “reconocen” o excomulgan según su gusto, evocando pretextos que reniegan de todo espíritu masónico.
Es tiempo que este escándalo termine; pero a este efecto los Maestros deben resucitar a Hiram y restituir a las Logias los derechos que no se dejaron usurpar sino porque carecían de Maestros.
Ahora bien, si hay en el seno de las Logias penuria de Iniciados reales, es porque la Maestría no está al alcance del primero que llega. Por asegurar su prosperidad material, muchos talleres hacen reclutamiento intensivo, olvidando que, al decir de los Antiguos, no toda madera es buena para hacer un Mercurio y que un profano por más bien intencionado que sea, no tiene siempre en sí el género de un Maestro. En el hecho, las Logias de todos los Ritos y de todas las obediencias, están llenas de elementos para quienes la Maestría no ha permanecido sino puramente convencional.
Las Logias, por consiguiente, no son hogares de verdadera vida masónica: son agrupaciones donde predominan preocupaciones apenas teñidas de Masonismo. Se contentan en cumplir ritos, fraternizando de una manera muy laudable, sin olvidar jamás las miserias humanas que se esfuerzan en aliviar. Es un buen principio; pero no hay que contentarse con eso. Si no tuviéramos en nuestro activo sino nuestras obras de beneficencia, seríamos inferiores a una cantidad de asociaciones profanas, organizadas especialmente para ayudar a los desgraciados.
En realidad, nuestro modo de hacer bien, no está destinado a traducirse sino en una debilísima proporción por socorros materiales. Nuestro trabajo debe beneficiar menos a los individuos que a la Humanidad en su conjunto: no podría ser fecundo si no fuera bien dirigido; de ahí la necesidad de formar Maestros, si la Masonería debe llegar a ser una realidad.
Pero la Franc-Masonería no saldrá de su fase demasiado exclusivamente ceremonial y muy poco operante, sino desprendiéndose del exceso de materialidad que la abruma. Desde hace doscientos años se ha dado una forma que no es necesariamente definitiva. El oficio del H∴ Tesorero ha tomado demasiada importancia a consecuencia de la ambición de las Logias de tener un local amoblado para su exclusivo uso. Ahora bien, para quien debe obrar espiritualmente, finanzas y propiedades son cargas pesadas de las cuales nos enseña a librarnos la tradición.
Los Masones convencidos no tienen necesidad de un templo pomposamente decorado, puesto que poseen el arte de transformar en santuario cualquier local. Pueden, pues, constituirse en Logia de la más absoluta regularidad dónde y cuándo bien les parezca. Ellos no tienen diplomas que conferir ni palabras semestrales que comunicar. En verdadera Iniciación los pergaminos no son sino piel de asno y una palabra soplada al oído no es suficiente para hacerse reconocer.
La Masonería no será mayor de edad, libre y plenamente operante, sino desde el día en que los Maestros se declaren como tales.
¡Pueda el presente manual contribuir a iluminar a los discípulos de Hiram y a ayudarlos a encontrar la Palabra de Vida que levanta por la acción a la víctima de los malos obreros!.
¡Realcémonos y seamos Maestros!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada