La Confusión de las Lenguas

OSWALD WIRTH

La Franc-Masonería no se ha encuadrado en todas partes en un formulismo igual y rigurosamente inmutable. Los siglos pasados están lejos de haberle legado, en materia de ritos y de símbolos, una herencia intacta. La Masonería moderna, no ha recogido sino una pobre herencia, compuesta de un conjunto de tradiciones inciertas, incomprendidas y por lo tanto sumamente desfiguradas.
Sobre datos inseguros y a veces engañosos, ha sido necesario construir, reconstituyendo, guiado por un vago instinto de arquitectura, más que por una ciencia verdaderamente luminosa.
En estas condiciones, las fórmulas Masónicas se han desarrollado de diversas maneras, según las razas y los países. Por esta causa nos encontramos actualmente en presencia de una serie de Masonerías, que concluyen por no tener semejanza entre ellas.
Por lo tanto, después de haberse diversificado, ahora es necesario que la Masonería universal, estrictamente una en su principio, sea progresivamente llevada a la unidad de un sistema racional de trabajo. Es altamente deseable que la Masonería del mundo entero llegue a ponerse de acuerdo, para practicar en todas partes usos, sino absolutamente idénticos, al menos semejantes y concordantes.
Semejante unificación no puede inspirarse sino en un profundo estudio del simbolismo. Todo lo que se hace en Masonería, debe poderse justificar lógicamente. Los ritos que se apoyan en buenas razones deben ser mantenidos; pero conviene reformar categóricamente todo lo que tiene por fundamento la fantasía, por no decir el error.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada