La Resurrección

OSWALD WIRTH

Hiram había dado siempre el ejemplo de la más rigurosa puntualidad en el cumplimiento de sus funciones. Desde que no lo vieron más aparecer en medio de ellos a la hora habitual, los obreros se alarmaron, pues, por lo que hubiera podido sucederle. Se acordaron de ciertos propósitos a los que ninguno de ellos habían atribuido importancia, pero que hacían flotar trágicas sospechas sobre la clase de los Compañeros.
Recogiendo estros ecos, los Maestros resolvieron reunirse. Ninguno de entre ellos se atrevía a pretender la sucesión del artista tirio, pero uno de sus confidentes más experimentados debió tomar su lugar para presidir la asamblea.
Ésta no se preocupó sino de encontrar a Hiram, vivo o muerto, y con este objeto designó nueve maestros encargados de explorar, tres por tres, el Mediodía, el Occidente y el Oriente, para reunirse después, el noveno día de las investigaciones en un punto determinado de la región del Norte.
Cuando los exploradores extenuados acudieron al lugar de la cita, sus rostros desanimados no expresaban sino demasiado la inutilidad de sus esfuerzos. Uno de ellos, sin embargo, hizo una relación que reanimó todas las esperanzas. Cayéndose literalmente de fatiga, este Maestro había querido agarrarse de una rama de acacia. Entonces, con gran sorpresa suya, esta rama se le quedó en la mano, porque había sido introducida en una tierra recientemente removida.
A este anuncio, nadie siente más el cansancio: todos se levantan y siguen al guía hasta la altura desolada que corona un montículo marcado con la rama de buen augurio. No hay duda, es ahí donde reposan los despojos del Maestro, porque un Compás y una Escuadra yacen cerca de la rama verde, emblema de la esperanza que surge de la tumba.
Con la ayuda de sus trullas, los Maestros cavan la tierra y descubren a escasa profundidad el cuerpo de Hiram, cuyo rostro desaparece bajo el mandil, insignia de su dignidad. Con un gesto brusco este velo es retirado. Los rasgos augustos del muerto aparecen entonces inalterados, como si todavía los animase la vida. Un indecible horror hiela en el acto a los Maestros en una actitud por la cual expresarán en lo sucesivo que han entrado en posesión del cuerpo inerte de la tradición masónica.
Pero cuando una tradición ha dejado de ser comprendida, no vive más en los espíritus. En cuanto a observancia servil puede mantenerse transitoriamente; pero lo que carece de cohesión racional no tarda en dislocarse, porque todo cadáver tiende a descomponerse. Es una descomposición natural que dispersa los restos del cuerpo de Osiris que la inconsolable Isis buscó penosamente recorriendo toda la tierra. Los viajes de la Viuda corresponden a las peregrinaciones de los Maestros, ansiosos de recobrar el cadáver de Hiram, es decir, los vestigios materiales y obscuros de lo que fue una luminosa síntesis. Estas formas vacías de las cuales el espíritu se ha ausentado, estas cortezas muertas pero persistentes en razón de su misma desecación, representan lo que se mantiene en el estado cadavérico, en cuanto a superstición, en el sentido etimológico de la palabra.
Conviene, en efecto, llamar supersticioso todo lo que se mantiene en pie sin justificación lógica, como por ejemplo, los ritos perpetuados por costumbre
o por respeto del pasado, mientras que nadie sabe ya a qué corresponden. Hiram es la inteligencia que anima la tradición masónica: él revive en nosotros desde el momento en que comprendemos todo el Misterio de la Masonería, dándonos cuenta exactamente de la razón de ser de sus usos simbólicos.
Cuando el cadáver de Hiram desenterrado aparece en su integridad como listo para volver a la vida, es que los Maestros fieles han llegado a reconstituir la tradición en su conjunto material. No les queda más que resucitar al muerto procediendo según los ritos.
Es de pronto el Vigilante encargado de los Aprendices el que experimenta la virtud de la palabra B…, oprimiendo el índice de la mano derecha del cadáver. Es éste un llamado a la energía interior, al fuego constructivo innato que hace obrar a los seres por sí mismos. Pero nada se mueve y el Vigilante renuncia a su empresa gimiendo: “La carne se desprende de los huesos”.
Su colega que instruye a los Compañeros, espera tener mejor éxito apretando el dedo del medio mientras que articula: J… Pero no es más feliz, porque la fuerza exterior que penetra a los individuos para estimular su ardor vital, no tiene eficacia, si no encuentra la menor chispa bajo las cenizas de un hogar definitivamente apagado. Así, desesperando de sus medios de acción, el Iniciado suelta la mano y expresa gimiendo “Todo se desune”.
Entonces interviene el Jefe: “¡Aisladamente, dice, somos impotentes. Unámonos, pues, con fervor si queremos realizar maravillas. Formemos una cadena viviente alrededor del cadáver y para reanimarlo, hagamos obrar los supremos recursos del Arte!”.
Formada ritualmente la cadena todos se recogen en sí mismos; después el Jefe colocado a los pies del muerto, se destaca y toma la mano derecha del cadáver, remontándola hasta la muñeca. Tira en seguida hacia él, mientras que los dos Vigilantes empujan a Hiram hacia adelante por los hombros, después lo levantan enteramente, tan bien que el Maestro resucitado se encuentra de pie frente al Jefe que lo recibe pie derecho contra pie derecho, rodilla contra rodilla, pecho contra pecho, las manos derechas entrelazadas y la mano izquierda pasada por encima del hombro para sostener al desfalleciente, porque la revivificación no está todavía completa: sólo la vida vegetativa circula de nuevo, pero el espíritu permanece adormecido. Para despertarlo, palabras de vida son pronunciadas en voz muy baja al oído del candidato sustituido al cadáver de Hiram. Se le llama así: “M… B…” dicho de otro modo: “Hijo de la Putrefacción”.
Como si estas palabras concluyera de dar la llave de toda la Maestría, el nuevo Maestro es ahora honrado como si Hiram se hubiera reencarnado en él. De repente la fúnebre “Cámara del Medio” se transforma bruscamente en un santuario resplandeciente de luz. El espeso telón que aislaba a los Maestros que se sentaban invisibles en el Oriente se aparta y en lo sucesivo cada uno se comunica libremente con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada