La influencia de la Masonería en la fundación de la Universidad de La Plata

UNLP-escudoPor iniciativa de Rafael Hernández, nacido en 1840 hermano del poeta y masón como él, iniciado en la masonería de muy joven, actuó en la Logia Caridad N° 22, a partir del 4/8/1879 y posteriormente en la Logia La Plata N° 80. En el año 1889, se disponía la erección de una universidad de estudios superiores en la capital de la Provincia.

El 14 de junio de 1889, una manifestación de aproximadamente 150 jóvenes, con banda de música al frente, se dirigió a la casa del autor para manifestarle su adhesión. El proyecto fue acompañado por las firmas de los masones Carranza; Aravena; Bonorino Eduardo (iniciado 11/ 9/1870 en la Logia Caridad N° 22) y Fernández Blanco, doctorado en jurisprudencia, quien fuera durante lustros Juez de Primera Instancia en lo Civil y Comercial en la ciudad de La Plata, iniciado en la Logia Salomón, el día 20 de abril de 1875.

El 6 de agosto se aprobó por unanimidad en el Senado. Allí dijo Rafael Hernández: “Ésta no es una de esas leyes ordinarias, que diariamente sancionamos, para que más tarde se modifiquen o se deroguen (...). Es por el contrario una ley que perpetúa el nombre de cada uno de los senadores que la han votado”.

La ley fue promulgada por Máximo Paz (iniciado en la masonería el 21 de febrero de 1978 en la Logia Tolerancia N° 4), el 2 de enero de 1890. Sin embargo, la puesta en marcha quedó demorada por la realidad socioeconómica de los duros tiempos que pasó la Provincia, después de la crisis de 1890. Siete años después comenzaron a dictarse las clases.

Fue el Gobernador Udaondo quien designa a la primer Asamblea Universitaria, compuesta por los institutos integrantes: Derecho estaba representado por Dardo Rocha (masón iniciado en la Logia Constancia N° 7); Dalmiro Alsina (iniciado en la Logia Constante Unión N° 23 el 14 de noviembre de 1883); José M. Calderón (iniciado el 5 de Diciembre de 1886 en la Logia Regeneración N° 5); Jacobo Larrain (quien fuera Director del Colegio Nacional de Buenos Aires y primer Rector del Colegio Nacional de La Plata, fue iniciado en la Logia Docente en el año 1881); Ricardo Marcó del Pont (fue iniciado masón en el año 1877 en la Logia Luz del Oeste N° 55) y Adolfo Lascano (nacido en Córdoba, fue intendente de la ciudad de La Plata, iniciado en el año 1888 en la Logia La Plata N° 80).

Por Ciencias Médicas: Silvestre Oliva (iniciado en la logia Belgrano N° 250 el 13 de febrero de 1878); Celestino Arce; Angel Arce Peñalba; José Gorostiaga (fue médico de policía y miembro de la Municipalidad, iniciado masón en la Logia La Plata N° 80 en el año 1886); Ramón S. Díaz (iniciado en la Logia Unión N° 17 el 29 de Octubre de 1888) y Gervasio Bas.

Por Ciencias Fisicomatemáticas : José Coquet (iniciado el 10/10/1864 en la Logia Unión del Plata N° 1); Pedro Benoit (Arquitecto, iniciado en la Logia Consuelo del Infortunio N° 3, el día 26 de octubre de 1858, fue uno de los fundadores de la Logia La Plata N° 80 y el responsable de la diagramación de los planos de la ciudad de La Plata); Julián Romero y Luis Monteverde (masón, de quien desconozco la fecha de su iniciación como masón, pero que lo podemos encontrar figurando en las fiestas masónicas realizadas en la ciudad de La Plata desde los años 1885).ç

Por Química y Farmacia: Pedro Pando; Vicente Gallastegui y Carlos Berri.

La Asamblea reunida eligió por unanimidad a Dardo Rocha presidente de la primera Universidad que adoptó como lema “Por la Ciencia y por la Patria”, uno de los lemas masónicos utilizados mayormente en aquella época por casi todas las logias masónicas; expresión que la Universidad Nacional posteriormente tradujo al latín e inscribió en su escudo “Pro scientia et patria”.

El 14 de abril de 1897, en la planta alta del edificio del Banco Hipotecario, calle 7 entre 47 y 48 se realizó el acto inaugural de los cursos, en el que hablaron entre otros el reconocido naturalista Florentino Ameghino (una de las más grandes glorias científicas argentinas, quien fuera además director del Museo Nacional de Ciencias Naturales, iniciado masón en la Logia Luján).

Muy poca gente estudiaba en aquella época, en 1897 lo hicieron 47 alumnos; al año siguiente 52. muchas dificultades enfrentó la institución durante este período, pero al ser nacionalizada se revitalizó y tomó el espíritu universitario de Joaquín V. González, una de las figuras más brillantes de la intelectualidad y política argentina, por ser hijo de masón fue iniciado siendo aún menor de edad en la Logia Piedad y Unión N° 34 de la ciudad de Córdoba el 17 de agosto de 1881, su diploma de masón lleva estampada la firma de Sarmiento como Gran Maestre de la Orden. Hoy día varias Logias llevan su nombre como denominación.

Como hemos podido apreciar, la masonería a través de sus hombres, ha tenido una gran influencia en la fundación y posterior progreso de una de las Universidades más importantes del cono sur, es por lo mismo, que al cumplirse su centenario, la Gran Logia ha colocado en el hall una placa conmemorativa.

La influencia de la masonería en la Universidad de La Plata sigue siendo tan importante como en aquella época y muchos masones han ocupado cargos de relevante importancia en ella hasta nuestros días.

Por Eduardo Sebastianelli

http://www.masonerialaplata.com.ar/articulos/influenciamasoneriaunlp.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada