LA MASONERIA EUROPEA

ALDO LAVAGNINI

En Francia siguen actuando el Gran Oriente y la Gran Logia en forma independiente, pero sin hostilidad, con un total de más de 600 Logias y 100 capítulos. Además hay un Supremo Consejo para la administración de los grados superiores de los miembros dependientes de la Gran Logia, mientras ésta tiene con el mismo objeto un Gran Colegio de los Ritos.

También en Francia se halla establecida la organización masónica internacional o Co-masonería conocida con el nombre de "Derecho Humano", con centenares de talleres esparcidos en todo el mundo, practicando el Rito Escocés en 33 grados. Esta organización considerada irregular por las demás potencias masónicas, se halla caracterizada por la admisión de la mujer en sus trabajos, en paridad con el hombre. El movimiento se originó en 1882, con la iniciación de María Deraismes hecha por la Logia Les Libres Penseurs en la Provincia de París; la cual once años más tarde se hizo promotora de la nueva organización. Actualmente el movimiento está estrechamente ligado con la Sociedad Teosófica.

Otras Logias adoptaron los mismos principios admitiendo a la mujer en sus trabajos, y una Gran Logia Mixta se separó en 1914 de la Co-masonería.

En España había, antes de la guerra reciente y la instauración del régimen franquista, más de cien Logias organizadas en Grandes Logias regionales, dependiendo de un solo Gran Oriente y otras tantas en el Gran Oriente Lusitano, con tendencia decidi-damente democrática, siendo todas estas Logias otros tantos centros de educación liberal, como natural reacción a la opresión secular de la Iglesia.

Las de España favorecieron abiertamente la efímera república socialista, en contra de los "rebeldes" quienes de antemano habían decretado la supresión de la Orden.

En Italia había, en 1922, más de 500 Logias bajo la dependencia del Gran Oriente, constituido a imitación de la organización francesa, y un número menor a la obediencia de la Serenísima Gran Logia Nacional, dependiente de un Supremo Consejo en antagonismo con el Gran Oriente. A fines de dicho año se originó un movimiento entre las Logias de esta última Obediencia, llegando la mayoría de éstas a unirse con el Gran Oriente. Sin embargo, siguieron subsistiendo los dos cuerpos antagonistas, hasta que, al cabo de dos años, se desencadenó la ofensiva del fascismo en contra de la Masonería, cuya supresión decretara Mussolini, a pesar de haber en general la Masonería favorecido el movimiento fascista, y de haber una mayoría de masones hasta entre los miembros del Gran Consejo del partido.

Actualmente, en una forma provisional, el Gran Oriente de Italia se ha reconstituido en Londres, esperando el día en el que le sea posible reanudar libremente su actividad en la península cisalpina. Circulan, sin embargo, noticias en el sentido de que la Masonería siga existiendo en Italia dentro del régimen fascista, y especialmente entre los oficiales del ejército.



En Suiza la Gran Logia Alpina constituye una alianza de Logias simbólicas autónomas, cuya actividad se desarrolla principalmente en el campo práctico favoreciendo las instituciones nacionales y ocupándose de los grandes problemas internacionales. Un plebiscito de inspiración nazista, que quería acabar con la Orden en la república helvética, fue decidido, poco antes de la última guerra, en favor de la misma.

En Bélgica había 24 Logias bajo la dependencia de un Gran Oriente y un Supremo Consejo para los grados superiores, siguiendo un camino análogo al de la Masonería Francesa. El Gran Oriente de Holanda tenía en sus dependencias más de 100 Logias muchas de ellas en las colonias; la Masonería holandesa se aproxima a la inglesa por sus principios y fidelidad al ritual, persiguiendo el ideal de la fraternidad y de la paz universal.

La Masonería alemana comprendía, antes del triunfo "nazista", 9 Grandes Logias reunidas en federación (Grosslogenbund) con varios centenares de Logias y decenas de millares de masones. Se caracterizan por su variedad y por la importancia dada al lado especulativo, filosófico y educativo, de la Institución. Había muchas Logias decididamente cristianas, considerando "la más alta manifestación divina en la vida y en las enseñanzas del Maestro de Nazareth"; y además una Gran Logia llamada Orden Masónica del Sol Naciente, con sede en Hamburgo, considerada por las demás como irregular.

Después de más de un siglo de prohibición, pudo la Masonería reanudar en Austria sus trabajos, constituyéndose en 1918 la Gran Logia de Viena que funcionó regularmente hasta la anexión de Austria hecha por Alemania. Otra Gran Logia se constituyó en 1920 en Checoeslovaquia, mientras en Hungría la Gran Logia que había podido antes desarrollarse libremente, llegando en 1919 a tener 93 talleres, fue suprimida definitivamente en 1920, siendo su edificio ocupado por la fuerza pública.

En los países escandinavos domina el Rito Sueco en 12 grados de inspiración mística cristiana, adoptado también por la Gran Logia Nacional de Alemania. Se admiten, por consecuencia, únicamente a los cristianos y el Gran Maestre es el príncipe reinante con el título de Vicarius Salomonis (nombre del último grado). Esta concreción de la Masonería, es eminentemente aristocrática y contaba recientemente con cerca de 50 Logias en Suecia, 16 en Noruega y 12 en Dinamarca.

En Rusia la Masonería existió secretamente a principios del siglo XX. Habiendo sido descubierta por la policía, tuvo que suspender sus trabajos; después de una corta reviviscencia durante la guerra, en que llegó a tener en 1947 cerca de 30 Logias, fue nuevamente suprimida con el triunfo y la instauración sangrienta del régimen bolchevique, corno "el engaño más avieso e infame que hace al proletariado una burguesía inclinada hacia el radicalismo".

En Rumania había también una docena de Logias fundadas por el Gran Oriente de Francia y reunidas en Gran Logia independiente. En Belgrado existían, a principios del siglo, varias Logias de diferentes sistemas que en 1912 se sometieron a un Supremo Consejo. En 1919 se constituyó la Gran Logia de servios, Croatas y Eslovenos Yugoslavos a semejanza de la Suiza. La Masonería servia fue injustamente acusada de haber tomado parte en el atentado de Sarajevo, que originó la guerra europea.

En Grecia había antes de su ocupación por Alemania e Italia un Gran Oriente con cerca de 20 Talleres y en Bulgaria una Gran Logia, nacida en Sofía de una Logia regularmente instalada por la Gran Logia de Francia antes de la primera guerra europea.

En Constantinopla había, antes del advenimiento de la nueva política nacionalista, varios grupos de Logias de diferente nacionalidad, además del Gran Oriente de Turquía que se constituyó después de la guerra europea, cesando recientemente su actividad, de una manera aparentemente "espontánea", para complacer al régimen imperante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada